Época de invierno

Hilando festejos| Hilando letras| Hilando música| Hilando con las manos| Hilando recetas| Hilando calma| Hilando comunidad

Preparémonos para recibir el invierno

Los días se han vuelto de más en más obscuros, el frío nos cobija en las noches y al despertar sigue presente. 

Las grandes cosechas han terminado. La tierra que tanto nos dio necesita un momento para descansar, es el final del ciclo del maíz. Se introduce sigilosamente una temporada de introspección, crecimiento y agradecimiento. 

En México, somos afortunados. En este periodo de pausa, florecen magnificas noche buenas que nos indican que el momento ya va a llegar. Al no contar con paisajes blancos, muertos y gélidos, el invierno en México se revuelve íntimamente con las muy esperadas “Fiestas de Luz”: Navidad, Hanukkah, Posadas, Reyes Magos, Día de la Candelaria, entre otros.

Esta época es fuente de hermosas celebraciones con infinitas oportunidades para estar cerca de los más amados y también, si nos lo permitimos, dedicar tiempo a uno mismo, disfrutando la calma que ofrece una vela encendida, a través del ejercicio de amasar, tejer o arroparse después de días cargados de emociones.  Acompañados de seres queridos, uvas y luces despedimos un año para recibir gozosos uno nuevo. Llega el mes de enero, que era nombrado por los Aztecas izcalli o resurgimiento, cargado de una nueva energía que se vive, se siente, con buenos propósitos y deseos. En diferentes estados de la República, a principios de febrero, comunidades tradicionales sacan los mejores granos para que sean bendecidos, y se pueden ver ofrendas de mazorcas con veladoras, cañas, canastas y otros elementos, asegurando comenzar un ciclo agrícola con abundancia. 

Esta época, llena de magia, nos da la oportunidad de observar el corazón de nuestro hogar, evaluar cuáles son las tradiciones que queremos celebrar y también de crear rituales. Estos son muy utilizados en la pedagogía Waldorf ya que acompañan el ritmo. Por definición, un ritual, es una acción o una serie de acciones que se realizan en el mismo orden. Pueden ser únicos o realizarse frecuentemente de manera mensual, semanal, diario o hasta varias veces al día. ¿Cuál es la diferencia con un acto rutinario? Nuestra presencia. Un acto rutinario se ejecuta mecánicamente, como manejar o lavarse los dientes. En cambio, un ritual tiene que ir acompañado de nuestra intención e involucrar a todo nuestro ser. La pedagogía Waldorf está llena de rituales: prender una vela antes de comer, decir versos y rimas para saludarse, agradecer o aprender a contar. Estos momentos son únicos para conectar con los niños y nosotros lo podemos hacer en casa.

¿Cómo podemos empezar? Un ritual sencillo de implementar es prender una vela para acompañarnos durante la comida. Después podemos enriquecer este gesto con rimas. Nosotros en casa, por ejemplo, aprovechamos para hacer algunos ejercicios de respiración. Así, poco a poco, observando nuestro ritmo en casa podemos crear rituales para acompañar a nuestros hijos.

El invierno tiene algo muy especial, una concentración fenomenal de tradiciones y festejos. Nosotros podemos elegir conscientemente cuáles queremos que sean parte de nuestra cultura familiar. ElHilar da un taller maravilloso de invierno en el cual se ve en profundidad este tema, no se lo pierdan. Se ve esto y otros temas en profundidad. Aquí les compartimos algunos rituales que hemos implementado en casa para acompañar estas fiestas detonados después de tomar el taller:

  • Galletas navideñas para decorar el árbol

Hace 2 años decidí hacer esta receta de galletas para decorar el árbol. Se me hicieron hermosas y me encanto que eran adornos muy ecológicos, además de deliciosas. 

El ritual consiste en hacer las galletas, decorarlas, adornar el árbol y si tenemos algún invitado en casa regalarle una galleta de bienvenida. 

La primera vez que las hicimos, Ainhoa tenía únicamente 2 años. 

Un año después, me sorprendió al preguntar cuándo haríamos las galletas. Y ahora espera con impaciencia el momento de hacerlas. Ya sacó los moldes, escogió sus preferidos y se los enseñó al hermano, explicando para qué son. 

Yo también espero con alegría ese momento y les comparto feliz la receta aquí.

Familia Martínez Sestier

  • Corona de adviento con intención

En nuestra casa nos encanta la corona de Adviento. Tratamos de hacerla nosotros, o por lo menos decorarla. Si salimos de la ciudad hacemos otra en el lugar en el que estemos para continuar con la tradición. Hemos hecho hasta de hojas de palmeras decoradas con conchas y flores. Lo único que no varía son las 4 velas y que es en forma circular. Cada domingo de adviento prendemos una vela en familia y cada quien dice algo sobre el tema de ese domingo. El primer domingo de Adviento prendemos la primera vela y cada quien dice algo que quiere agradecer de ese año; el segundo domingo prendemos la primera y segunda vela y pedimos perdón o decimos algo que quisiéramos mejorar el siguiente año; la tercera vela algo que me gusta de cada una de las otras personas que están alrededor de la corona; y la 4ta vela cada quien platica un gran deseo. En realidad, las preguntas solo son una guía para abrir la plática y yo escribo todo lo que todos dicen y luego lo hacemos un rollito tipo pergamino y lo ponemos en el árbol como adorno. Cada año, el último domingo de adviento, abrimos un rollito de algún año anterior al azar y es una delicia releer lo de otros años. Como mamá me encanta ver cómo va evolucionando el pensamiento de los niños, un año piden perdón por haber roto una lucecita y otro por engañar al hermano. O cómo dan gracias por el regalo que creen que van a recibir y otro año porque pudieron tener vacaciones largas con su papá. Es una actividad que disfrutamos muchísimo. A veces más gente, abuelos, primos o amigos se han unido a algún domingo y acaba siendo una platicada sumamente íntima, cálida y rica. Lo hacemos ya que está oscuro y la luz de las velas ayuda a que sea todavía más mágico el momento.

Familia Sánchez García 


Les deseamos una temporada llena de Magia y Luz,

Con cariño,

Marielle, Brenda, Aline, Gisela, Alberto, Luciana, Adrienne y Andrea


Si alguno gusta profundizar sobre el tema de ritmos en casa o cultura familiar, recomendamos ampliamente el curso en línea que ofrece LifewaysNorthAmerica. http://lifewaysnorthamerica.org/workshops_training/online-course-healthy-home-rhythms/