Época de primavera

Hilando calma| Hilando comunidad| Hilando con las manos| Hilando cuentos| Hilando música| Hilando recetas

GERMINAN LAS PLANTAS EN LO PROFUNDO DE LA TIERRA BROTAN LAS HIERBAS POR EL PODER DEL AIRE MADURAN LOS FRUTOS CON LA FUERZA DEL SOL ASÍ GERMINA EL ALMA EN EL FONDO DEL CORAZÓN ASÍ BROTA EL PODER DEL ESPÍRITU A LA LUZ DEL MUNDO ASÍ MADURA LA FUERZA DEL HOMBRE AL RESPLANDOR DIVINO

RUDOLF STEINER

Explicación de la época

PASCUA, EL NUEVO
DESPERTAR DE LA NATURALEZA

El invierno se marchó y con semillas germinadas y nuevos y hermosos frutos, la primavera llegó, quién también, dejará a su paso, frutos podridos y atrofiados. Unos representan nueva vida y otros, siguen haciendo presente el camino hacia la muerte. Esto lo vemos simbolizado en la festividad de Pascua, una de las fiestas precristianas más antiguas, que se lleva a cabo el primer domingo después de la primera luna llena y nos invita a celebrar el nuevo despertar de la naturaleza y el brote de una nueva vida desde el seno de la tierra. La naturaleza es tan perfecta que cada época tiene un ejemplo vivo para enseñarnos, algo diferente, es necesario trabajar habilidades receptoras, y desarrollar todos
nuestros sentidos, así, seremos capaces de saborear cada aprendizaje, escuchar su melodía, oler cada fragancia, observar y contemplar cada cambio.
Todos los días ocurren estas bellas transformaciones, el día en noche, la luz en oscuridad, y a su vez son evidencia clara de convertir la muerte en vida; todos hemos sido testigos de estas transformaciones, y al ser partidarios de este proceso, lo hemos comenzado a llevar en nuestras vidas de manera inconsciente, y poco a poco, también ese proceso lo hemos ido transformando hasta llegar a comprender mejor la Pascua.
En la época de Pascua se puede vislumbrar como se desarrolla en los niños el asombro, trabajamos con los más pequeños a través de imágenes sencillas, es maravilloso ver como el asombro prevalece pese a que algunos conocen ya de qué se trata y relacionan ya los símbolos como la liebre de pascua y el huevo. Si reflexionamos sobre el papel de cada elemento de las historias de Pascua, encontraremos, por ejemplo, que la liebre es una clara representación de solidaridad, de humildad, de servicio, de caridad, de altruismo, de compartir. Se dice que la liebre se sacrifica para salvar la vida a alguna otra, no lastima, ni mucho menos daña a nadie, tiene un oído muy fino, duerme por allí, no tiene un hogar particular, anda de aquí para allá, es la imagen del Cristo del mundo. El huevo siempre lleva la maravilla del misterio que envuelve lo perfecto de comenzar una vida nueva, un desarrollo nuevo, una nueva oportunidad. El huevo de Pascua es un elemento super importante y especial, es por ello que, al decorarlo, se debe hacer con alegría, con entrega, para que el lado artístico se note cuando lo hacemos. Los niños se toman su tiempo para decorarlos, al igual que los maestros, haciendo de cada uno de estos algo único, como lo es el mismo ser humano. Ellos disfrutan
indudablemente su tarea, viviendo la alegría y la paciencia de pintarlos y el asombro al ver sus creaciones terminadas.
Finalmente, la pascua termina cuando los niños comienzan con la búsqueda de los huevos que la liebre deja cada año. Este año ha llegado y ha dejado hermosas sorpresas dispersas por todos lados, para que, al encontrar los huevos escondidos, los niños se llenen de alegría; es un momento para trabajar la voluntad, y llevar a cabo esta tarea tan noble de encontrar los huevos, aun sabiendo que son los que ellos han pintado. Con esta búsqueda de los huevos de Pascua se puede transmitir a los niños un aprendizaje que servirá toda la vida, a través de algo tan divertido y enriquecedor como lo es este encuentro espiritual de la pascua, al llevar el mensaje de “si lo buscas, lo encontrarás” los niños encuentran los huevos y su cara brilla de felicidad, como cuando hay vida después de la muerte, tal cual sucede a la oruga en su capullo al transformarse en una hermosa mariposa. Es importante recalcar el trabajo interior que se requiere para que estas transformaciones se lleven a cabo, no suceden simplemente, sino que se logran gracias al esfuerzo, al trabajo personal. La imagen de este trabajo interno podemos encontrarla en el pintar los huevos, el hacer nuestras canastas, decorar nuestra casa o preparar el jardín para la llegada de la liebre. En la pedagogía Waldorf, se busca mantener y cuidar el asombro de los niños a través de la magia, imágenes, vivencias y relatos. Este año los niños vivenciarán la Pascua desde sus hogares, una de las propuestas es que en casa podamos montar una mesita de estación en la que estén los elementos de esta época. Ponemos una mesita con una tela de color verde, que represente este florecer y despertar de la tierra, sobre ella podemos poner algunas flores, una liebrecita hecha con materiales que tengamos en casa, huevos de pascua decorados por los niños, y algunas semillas.
Buscando crear asombro y magia en estos días complicados date un tiempo para decorar huevos, sin que los niños te vean, la noche anterior a la pascua rellénalos de tus dulces favoritos, frutos secos y deliciosas semillas, escóndelos por toda la casa; puedes regar algunos dulces en la mesa de estación para dejar alguna pista y a la mañana siguiente todos juntos disfruten y diviértanse en la búsqueda de huevos. Las semillas cuando germinan son una clara representación de la pascua, es una de las formas en que los niños pueden vivir procesos de muerte y resurrección sin mencionar esas palabras, una de las actividades que puedes realizar para este tiempo es germinar algunas de ellas, como el trigo. Si elegimos un ejemplo de transformación de la naturaleza que nos rodea, alimentaremos nuestra alma, con la pureza de sus ejemplos y nos llevará a reflexionar sobre este periodo de pascua. Los invito a que veamos en las circunstancias actuales el camino que la vida y la naturaleza nos están presentando para lograr esa transformación interna, aprovechémosla para lograr que sea una transformación mágica y profunda. Con mucho cariño,
Maestra Angélica García

Los huevos de Pascua

Los huevos simbolizan el germen y el surgimiento de una nueva vida, de un nuevo desarrollo, en oposición a la fruta, con la cual nos relacionamos en el otoño y es el fin de un desarrollo. El huevo es también una imagen de lo eterno, lo inmortal e imperecedero del ser humano y tiene gran significado para el despertar de la naturaleza en la primavera; por lo cual colorear un huevo de un solo color basta para darle una cubierta decorativa, pero los niños pueden ser más creativos y si les nace, decorarlo aún más pintando círculos, puntos e incluso flores; como a ellos les nazca hacerlo. Sin embargo, los más grandes pueden pintar los huevos con diseños más ordenados y ornamentales y tratar de armonizar de forma libre los colores de modo que así seguirán un principio cósmico, ya que cosmos significa orden y armonía en oposición al caos y libre albedrío. Los colores radiantes tienen un efecto directo en el alma, ya que en el color y en el estilo de nuestra vestimenta revelamos exteriormente algo que vive internamente en nosotros. El color más destacado de la Pascua es el rojo, pero los niños, junto con los padres, pueden usar el que ustedes gusten. La revitalización del alma humana puede emanar del evento de Pascua y le entregamos algo de este hecho a los niños a través de los alegres y radiantes colores del huevo de Pascua que la liebre de Pascua esconde.

La liebre de Pascua


El conejo de Pascua es la imagen del altruismo que está dispuesta a entregarse y sacrificarse por otros seres. Es un animal que no hace mal a nadie, pero es perseguido y cazado por otros. Esta obligado a estar permanentemente atento, percibiendo con sus grandes orejas el más mínimo ruido del entorno, ya que su única posibilidad de huir de la
persecución es su capacidad de hábil corredor. Por eso también se le relaciona con la Luna ya que esta recorre el cielo tan rápido como ningún otro plantea. También el conejo de pascua es un fiel compañero de la Diosa de la primavera Ostara y para nosotros un ser invisible que trae y esconde los huevos multicolores de Pascua.

PREPARAR LA MESA DE ESTACIÓN:

Preparen un pequeño rincón de la casa que refleje la época y donde puedan lucir sus macetas y huevos preparados con tanto cariño. Aquí les dejamos algunas ideas para que se inspiren:

Elementos de la mesa de estación de primavera

Mesa de estación